martes, 25 de julio de 2017

Reflexiones de madrugada: Cerrando una etapa

Como os dije esta tarde, tenía pensado hacer una entrada comentando los animes de la temporada que estoy viendo. Y sí, tengo pensado hacerlo, pero me siento en la necesidad de compartir un poco lo que me está rondando la cabeza.

Mañana es un día especial para mí. Y no es especial porque sea particularmente bonito, ni emotivo, sino porque me toca defender mi trabajo de fin de grado. Poca cosa, ¿no? Me han explicado más de una vez que es un mero trámite, un formalismo para determinar si mi nota será x o y, pero es altamente improbable que suspenda cuando mi tutora me ha dado el visto bueno. Entonces, ¿a qué viene tanto jaleo?

Pues bien, siento que con esto, cierro una etapa de mi vida. Una etapa que ha tenido cosas muy buenas y muy malas a la vez. Siento que se avecinan cambios en mi vida y que, cuando empiece el nuevo curso, ya nada será igual. Una parte de mí quiere volar, muy lejos, sin mirar atrás y olvidarse de todo lo que he pasado, mientras que otra quiere rodearse de recuerdos y revivir los momentos bonitos.

Me siento muy nostálgica. 

No quiero contar nada antes de tiempo, pero las cosas o me pueden salir muy bien o muy mal. Por ahora todo indica que va a ir bien, pero hasta que no tenga los papeles en la mano, no me atrevo a decir nada públicamente. Tengo esa angustia de la espera, de saber que poco puedo hacer mientras el tiempo pasa y se resuelve la situación. En parte es como vivir en un limbo de incertidumbre del que cuesta salir.

También soy consciente de que estoy muy atada a algunas partes de mi pasado. No siempre tengo presentes esas cosas, pero se manifiestan en ocasiones y desearía poder dejarlo atrás. Eso sí que necesito dejarlo atrás.

De todas formas, siento que todo lo que está por venir es para mejor. Tengo nuevas motivaciones y objetivos que quiero cumplir. No sé hasta dónde voy a llegar ni si lo que estoy decidiendo es acertado. Solo sé la dirección en la que quiero ir y espero que la corriente me guíe  a buen puerto.

Y aquí estoy, a las casi doce de la noche sin ponerme a practicar. He revisado unas cuantas veces la presentación estos días, pero siento que haga lo que haga, no tendrá nada que ver con lo que me espere mañana. Así que bueno, creo que toca recoger, repasar alguna cosa rápida y echarse a dormir. Por suerte no me toca a primera hora, por lo que puedo descansar bastante. En fin, mañana procuraré traeros una entrada un poco más de la tónica del blog.

Buenas noches n.n

2 comentarios:

  1. Mucha suerte para mañana y espero que todo te vaya bien, cuando se cierra una etapa siempre se tienen sentimientos encontrados entre miedo por lo que viene después pero también se sienta mucha nostalgia y más realizada por haber superado las adversidades

    ResponderEliminar
  2. Hola Umiko bonita!
    No puedo más que desearte nuevamente lo mejor mañana! >w< tú puedes!

    Cuando me gradué, mi mejor amigo me dijo que empezábamos una vida nueva, que aunque muchas personas les llamen etapas, para él era eso; “una vida nueva”.
    Y cuando me gradué sentí el cambio y lo comprendí, piensa en que es un nuevo comienzo, una vida nueva que espera :)

    Confía en tus decisiones y en el camino que elijas, quizás los escojas bien, quizás sea un desvio pero al final será lo que te lleve a donde debes estar.

    Más abrazos <3

    ResponderEliminar

Con un comentario ayudas a que el blog crezca. No olvides ser siempre respetuos@ con los demás =))

Plantilla hecha por Neko-li